El centro de tratamiento de adicciones de Santa Lucía cuenta con tres décadas de experiencia ayudando a cientos de personas a salir de sus problemas de adicción. Las instalaciones se encuentran en una discreta finca de 30.000 metros cuadrados en plena naturaleza en la Vega del Tajuña, a 50 km de Madrid. Un lugar perfecto para lograr una recuperación en las mejores condiciones.

El mejor equipo

Cuentan para ello con el mejor equipo multidisciplinar formado por profesionales socio sanitarios de probada experiencia, especializados en programas de deshabituación y desintoxicación a adicciones a todo tipo de sustancias (cocaína, alcohol, cannabis, heroína y otros opiáceos, benzodiacepinas y otros psicofármacos, tabaco…). Del mismo modo, son especialistas en el tratamiento de conductas adictivas (ludopatía, adicción a internet, al móvil, a las compras, al sexo…).

Programa residencial y ambulatorio personalizado

Cuentan con una variedad de programas residenciales (estándar e intensivo) y la posibilidad de un tratamiento ambulatorio, según las necesidades de cada paciente.  Todos sus tratamientos se realizan de una forma completamente individualizada, usando los más avanzados métodos médicos y biopsicosociales.

Apoyo a las familias

Además, disponen de un programa de apoyo a las familias, conscientes de que la adicción no son solo un problema no solo para la persona que la sufre sino para su entorno más inmediato.

Aval de Dianova, una ONG con estatus consultivo en la ONU

El centro de tratamiento de adicciones Santa Lucía cuenta con el aval de Dianova, una ONG internacional que lleva 30 años ayudando a miles de personas a salir de las drogas y que cuenta, entre otros reconocimientos, con el estatus consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) y participa en la Comisión de Estupefacientes (CND) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito (UNODC).

Unas instalaciones perfectamente equipadas y con historia

Sus instalaciones forman parte de un entorno lleno de historia que aún se respira en el centro. Allí estuvieron las famosas Brigadas Internacionales y el mismísimo premio Nobel Ernest Hemingway durante la guerra civil. Actualmente, el centro residencial cuenta con un completo equipamiento para que la estancia sea mucho más cómoda: campo de fútbol, campo de bolos, 2 salas de gimnasio con sala de musculación y mantenimiento, 2 bibliotecas, 6 salas de formación, cine, teatro, 2 piscinas, capilla histórica, habitaciones amplias y modernas individuales y dobles, 2 salones espaciosos, zonas de ocios y juego, gran Comedor (4 comidas al día incluidas), merenderos, actividades deportivas en bicicleta por la Vía Verde del Tajuña.