Numerosos pacientes de esta clínica nos trasladan sus opiniones sobre Narconon Mediterráneo con el fin de ayudar a otros pacientes a superar la situación por la que ellos pasaron. Estos testimonios de pacientes reales te ayudarán.

Antonio Sánchez (paciente)

Hola, soy un chico de Jaén y quería contaros cómo llegué a Narconon Mediterráneo.Llevo desde los dieciocho años en el mundo de la cocaína. Empecé el consumo de forma esporádica, o sea de menos a más. Primero los fines de semana, dos al mes. Luego pasó a ser un diario…

Mi vida se fue destruyendo poco a poco, hasta el punto de llegar a traficar al cabo de cuatro años para con ello poder afrontar los gastos que me suponía mi adicción. Empecé a perder amistades, amigos íntimos, los de toda la vida. Y lo que es peor, perdí a la mujer de mi vida, la mujer con la que tuve una relación de siete años. Mis padres estaban desesperados, hasta el punto de echarme de casa. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía que hacer algo, no podía seguir así. Decidí ingresar en Narconon, y aunque me resultó muy duro confrontar la situación, lo hice y gracias a ese día llevo en este centro ocho meses ingresado y no os podéis imaginar cómo estoy recuperando mi vida poco a poco.

Los primeros cambios llegaron cuando empecé a sentirme limpio físicamente, gracias al ejercicio diario, las vitaminas y al programa de sudado que hice durante veintiocho días seguidos y durante cinco horas diarias. Después empecé a notar cómo pensaba, reflexionaba y hablaba con más soltura y lucidez. Todo ello gracias a unos ejercicios de comunicación, percepción y control de mi cuerpo, además de varios ejercicios terapéuticos.

Hoy por hoy ya me siento totalmente recuperado, con un nivel de conciencia muy alto para no caer otra vez en el infierno que viví durante diez años, ya estoy recuperando poco a poco todo lo que perdí, la confianza en mí mismo, la felicidad, las ganas de vivir, a mi familia, a mis amigos…pero sé que aún me queda mucho trabajo por hacer fuera, en la calle, para demostrar a la gente a la que fallé, engañé y traicioné que soy una persona nueva.

Sé que lo que estoy consiguiendo no lo hubiese logrado sin ayuda profesional, por ello le estaré agradecido de por vida a este Centro de Rehabilitación y a su personal, que son los que me han ayudado a conseguir este gran cambio. En este momento estoy terminando mi programa y tengo la intención de quedarme como colaborador para todo aquél que lo necesite. Estaré a su lado para ofrecerle todo lo mejor de mí al ayudarle, ya que considero que no hay mejor persona que pueda ayudar que aquella que ha pasado por la misma experiencia y se encuentre rehabilitado.

Os espero y gracias.

Juanjo (paciente)

En esta entrevista, el paciente nos relata como era su vida antes de entrar en el centro, como afrontó su tratamiento y como ve ahora la vida.

Javier (paciente)

Otro de los pacientes da la cara para contar su experiencia en la clínica.

Jonathan (paciente)

Otro testimonio que muestra el antes y el después del tratamiento.

Javier Solano (paciente)

Hola, mi nombre es Javier y tengo 27 años. Escribo esta carta para exponer mi experiencia con las drogas. Empecé muy joven apenas con 14 años, como muchos jóvenes empiezan, porros, alcohol, sin darle importancia, y creyendo que era lo que colaba.

Yo por aquél entonces jugaba al fútbol y los efectos dañinos de las drogas en mí, aún no se apreciaban. Luego pase a otras drogas, LSD, cocaína, speed, extasis, todo esto disparó mi consumo, hasta llegar a ser un consumidor de cocaína habitual. Todos los días consumía y cada vez era más grande la cantidad que necesitaba, ya no para divertirme si no para simplemente estar.

Al final perdí todo, dejé de jugar al fútbol, mis conocidos me dieron de lado y mi familia estaba destrozada. Después, por último, me individualicé de todo y todos y comencé a consumir heroína. Pasé por todo tipo de médicos , psiquiatras con sus ” fabulosos” tratamientos , que lo único que hicieron fue dejarme peor de lo que estaba. Al final, gracias a mi familia que nunca perdió la fe en mí, me llevaron a un centro de rehabilitación llamado NARCONON MEDITERRANEO. Volví a recuperar esas habilidades innatas en mí, que con el consumo de drogas había perdido, recuperé algunos de mis amigos, mi familia vuelve a estar contenta y tranquila y lo más importante , yo vuelvo a ser YO.

Soy feliz y vivo para contarlo.

Rafael Martín (paciente)

Recuerdo mis primeros años de vida, tengo recuerdos con mi familia mis padres y mis hermanos, en el colegio, en casa, en diferentes escenarios y siempre rodeado de amigos, soy humildemente feliz con eso y para mí es lo único que conozco de la vida. A partir de cierto momento comencé a ver y sentir el contacto con las drogas, recuerdo que el tabaco en sí, lo consideraba algo tóxico aunque personas cercanas a mi fumaban normalmente, yo presumía de salud y a tan temprana edad sólo me gustaba el juego, el mar y el deporte. En general, contactar con la vida salvaje en la naturaleza, los animales y los bellos paisajes.

No recuerdo en que momento preciso comenzaron muchos cambios en mi entorno. Me di cuenta que las personas  iban y venían de mi entorno, unos tenían accidentes, otros pasaban a mejor vida y la mayoría estaban en constante cambio, unos buenos y otros menos buenos. De estos últimos fui partícipe, pues terminé cayendo en las drogas, el tabaco y el alcohol. Fueron mis primeras experiencia, el porro o las pastillas vinieron después, era una especie de trampa, todo se confabulaba para entrar en un submundo tóxico, desde las mismas personas hasta la propia vida y sus actividades.

Pase muchos años perdido en mi ciudad, mis padres se desvivían por ayudarme y trataban por todos los medios de crear un entorno seguro para mí y para mi desarrollo en salud y en estudios. Nadie sabía que hacer, las drogas y los vicios invadían mi vida.

Pero un día alguien llamó a mi casa por teléfono, decía ser personal de Narconon un centro de rehabilitación de drogas, yo sorprendido hablé con esta persona la cual me explico que había una solución para mi caso que dependía únicamente de la decisión que yo tomara. Me explicó en que consistía el programa de rehabilitación y en sus diferentes pasos, me hablo de la técnica específica para cada uno de los pasos, la importancia de llevarlos a cabo para obtener la libertad total para cualquier dependencia de las drogas. Me llevé una gran sorpresa porque mis padres y familiares confiaban en que éste era un momento definitivo por la firmeza y seguridad que demuestra la frase, “Hay una solución para tu caso” nunca me habían dicho algo así hasta que conocí el programa de Narconon.

A día de hoy, al haber dado con esta técnica, he cambiado a mejor. La técnica y sus procesos han salvado mi vida de las drogas, he conseguido convertir mi realidad en algo fantástico, he recuperado mi salud, la seguridad en mí mismo, el saber manejar las condiciones en la vida y mantener un código de comportamiento mejor para todos los que me rodean, siendo natural y bueno.

Gracias a la técnica y a sus impulsores sé donde estoy y a donde voy.